Consejos

¿Tus inquilinos no te pagan? Esto es lo que puedes hacer

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Existen situaciones de arrendamiento donde los inquilinos no cumplen con las cláusulas del contrato y no pagan lo acordado. Entonces se da el momento de proceder a entrar en acción para solventar este inconveniente.

Seguidamente vamos indicar lo que debes hacer para reclamar el pago y actualizar las cuotas morosas. Existen varios mecanismos y aquí te los describimos.

Prevención

La mejor forma de evitar que un inquilino no pague el alquiler es confiando en tener un buen inquilino. Por eso, cada vez existen más formas de saber si la solvencia de un inquilino es correcta, por eso los ficheros de morosos son una buena herramienta a tener en cuenta,  de esta forma podrás encontrar la solvencia económica de una persona y minimizar los riesgos.

¿Qué hacer?

Los retrasos en el pago por parte de los inquilinos, se convierte en un problema para los propietarios de una vivienda o inmueble. En este caso, deben tomar algunas medidas para actualizarlos y poder contar con el pago correspondiente; no desvíes la atención y sigue estos consejos.

Establece un acuerdo

En primer lugar es bueno establecer un acuerdo a través de una negociación cordial. La morosidad es incomoda y más aun tener que notificar sobre los atrasos en el pago; por este motivo debes utilizar todos los instrumentos de negociación necesaria, para que el inquilino se ponga al día.

Es importante realizar los respectivos llamados de atención, bien sea por escrito, mensaje de texto, verbal o llamadas telefónicas. Del mismo modo agotar todos los recursos y vías legales para poder notificar al inquilino moroso.

Acciones legales

Si el inquilino no paga y no responde a una notificación, se debe insistir nuevamente, pero utilizando otras acciones de tipo legal como el burofax, un conducto notarial o acto de conciliación judicial.

Disolver el contrato

El propietario está en su derecho de solicitar la disolución del contrato y activar inmediatamente el desahucio por impago, también solicitar el pago inmediato de la deuda, o las dos cosas a la vez.

De no encontrar solución, entonces lo importante sería establecer la disolución del contrato, en este caso debes hacerte cargo de los gastos para el proceso judicial. Lo importante es cesar lo del contrato y conservar el inmueble, más que cobrar la deuda.

Estos procedimientos permiten crear una reacción en el inquilino y tratar de ponerse en contacto para negociar o notificar cuál fue el motivo de la morosidad; en caso de no responder por ningún tipo de notificación legal, es irremediable ir a un juicio.

Ir a juicio

Con la aplicación del desahucio de un inquilino moroso, se pueden resolver estos problemas, de hecho hasta de tipo verbal, donde se establecen las condiciones de una forma rápida resolviendo el problema inmediatamente. Para ello deben estar presentes un procurador y un notario para dejar constancia del hecho.

Durante el juicio, el inquilino tiene la posibilidad de cancelar la deuda, a través de un depósito que realiza en el juzgado o ante un notario, activándose lo que se denomina en derecho la “Enervación”.

Para finalizar, puedes utilizar estrategias como “Pago de un fianza previa”, “Garantías complementarias”,  donde se cancelan 2 cuotas equivalentes a la mensualidad de la renta. También puedes intentar que te firmen un  aval personalizado o establecer un seguro de impago.

Amante de la decoración, comparto mis experiencias, trucos y opiniones en Me Gusta Decorar, con el noble objetivo de hacer de vuestro hogar un lugar mucho más cálido y acogedor :)

Write A Comment

Pin It