Consejos

Los tipos de fregaderos para tu cocina en función a su material, su forma y su instalación

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Los fregaderos de cocina son uno de los elementos más importantes de la misma y en las reformas suele quedar en segundo plano. Sin embargo, la realidad es qué existen muchos tipos según su forma y el material con el que están fabricados. Además, cualquiera de ellos puede ser instalado de 2 maneras posibles.

En este sentido, en el artículo de hoy, os mostramos algunos de estos fregaderos de cocina, que puedes encontrar en Plastimodul, para que seas todo un experto en este elemento esencial de tu hogar. ¡No te lo pierdas!

1. Fregaderos de cocina según su forma

Según su forma, se pueden distinguir seis tipos de fregaderos y combinaciones de los mismos, ya que el fregadero incluye, de forma habitual, un escurridor.

De esta manera, las formas más habituales son las cuadradas y las circulares, pero no te extrañe ver alguno con forma diferente, ya que pueden estar adaptadas a ubicaciones más complicadas como las esquinas.

No obstante, esto son los seis tipos más habituales de fregadero: con una cubeta circular o cuadrada, con una cubeta y escurridor, con una cubeta y media, con dos cubetas, con una cubeta y media con escurrido, y con dos cubetas y escurridor. Este último es el fregadero más grande y es ideal para cocinas amplias.

2. Fregaderos de cocina según el material con el que se fabrican

Hoy en día, en el mercado, puedes encontrar una variedad muy amplia de fregaderos, fabricados con materiales muy diversos. Entre ellos, podemos encontrar los siguientes:

En primer lugar, los fregaderos de acero inoxidable, que son los más comunes y los que están a mejor precio. Su ventaja principal es que tiene una resistencia muy amplia y soporta muy bien las altas temperaturas.

En segundo lugar, los fregaderos de cuarzo, que tiene como principal beneficio la variedad de colores y texturas. Además, es muy resistente a arañazos y golpes. Este material se suele encontrar, también, en encimeras, así que muchas veces puedes encontrar el fregadero incorporado en ellas formando una pieza única.

En tercer lugar, los fregaderos de cerámica, que son ideales para las cocinas de estilo más vintage o rústico. Estos tienen un inconveniente que es su rigidez. Esta puede dañar la vajilla y menaje.

Y, por último, los fregaderos de mármol, que son, de un tiempo a esta parte, muy comunes gracias al diseño moderno que ofrecen a la cocina y a la perfección con la que se integra en la encimera. Como inconveniente tiene que su mantenimiento es algo complicado porque se mancha con gran facilidad.

3. Fregaderos según su instalación

Por último, en relación a su instalación, se pueden distinguir dos tipos de fregaderos. Estos se diferencian por la ubicación en la encimera de la cocina.

Así, por un lado, está el fregadero bajo encimera, que es la opción más recomendada por los expertos cuando la encimera es de piedra o sintética. Tienen un precio superior, pero cuentan con la ventaja de que aprovecha la superficie en su totalidad. Además, la limpieza es más sencilla porque no existe una junta entre la encimera y el fregadero.

Y, por otro lado, se encuentra el fregadero encastrado, que se coloca sobre la encimera y es muy habitual en aquellas fabricadas con madera o laminadas.

Amante de la decoración, comparto mis experiencias, trucos y opiniones en Me Gusta Decorar, con el noble objetivo de hacer de vuestro hogar un lugar mucho más cálido y acogedor :)

Write A Comment

Pin It